Come bien y sé feliz

Conoce la relación entre tu alimentación y tu estado de ánimo.


Algunas personas suelen sentirse tristes, deprimidas o agobiadas sin saber la causa; lo cierto es que puede deberse a una falta de nutrientes por llevar una dieta deficiente, que incluye ayunos de larga duración y alto consumo de alimentos dulces. Cuando comemos alimentos, no sólo favorecemos nuestra salud, también adquirimos los nutrimentos necesarios para generar bienestar.

Existe una estrecha relación entre cómo nos sentimos y lo que comemos pues, por un lado, nuestro ánimo influye en la comida que elegimos y, por el otro, lo que ingerimos afecta la manera de sentirnos. Lo mejor es llevar una dieta completa, correcta y variada, sin excederse. Esto no quiere decir que deba ser restrictiva, pero para que sea la más adecuada, se aconseja buscar asesoría nutricional.

Por otro lado, consumir carbohidratos refinados genera dependencia por el exceso de serotonina producida en el cuerpo; a causa de esto, en un primer momento hay un efecto calmante, pero a la larga, el metabolismo se reduce, lo que provoca cansancio, ansiedad y depresión. Para evitar esto, elimina de tu dieta los siguientes alimentos:



  • Pastelitos elaborados con azúcar refinada, prefiere con edulcorante.
  • Bebidas endulzadas, refrescos, jugos y licuados.
  • Pan blanco y pan dulce.
  • Comida chatarra o frita.
  • Alcohol y tabaco.

6 Recomendaciones para ser feliz


Ya que se ha establecido la relación entre los nutrientes y tu estado de ánimo, puede que creas que es un poco difícil alimentarte para mantenerte feliz, pero no es tan complicado si tomas nota de estos tips.

  • Asiste con un Nutriólogo. El especialista te dará un régimen adecuado a tu cuerpo y requerimientos.
  • Nunca te saltes el desayuno. Esta comida te dará la energía para comenzar tu día.
  • Mantén un registro diario de los alimentos y las bebidas que ingieres. Así tendrás más claro cuáles son los alimentos saludables que te ayudan a mejorar tu estado de ánimo y cuáles te perjudican.
  • Toma agua. Mantenerse hidratado hace que tu cerebro funcione correctamente, por lo tanto, la sensación de bienestar dura más.
  • Suplementa. El complejo B, el ácido fólico y el Omega 3 mejoran el estado de ánimo, por lo que son recomendables para dietas bajas en estos nutrientes, como las de los vegetarianos.
  • Haz ejercicio. Mantenerte activo libera otras sustancias como las endorfinas, que también te hacen sentir bien y evitan la depresión.

Fuentes: The Mind Guide to Food and Mood, Amanda Geary, Feeding Minds. The Impact of Food on Mental Health, The Mental Health Foundation; Medline Plus; Paola Zarza Reynosa, Licenciada en Nutrición, Educadora en Diabetes y Especialista en Obesidad y Sobrepeso; El Poder del Metabolismo, Frank Suárez; Alexis Cortés.


Compartir